MASMusculo Granada: We

From the Blog

Navidad mm

Como afrontar las navidades y que lo reyes no nos traigan unos kilos de más.

Como afrontar las navidades y que lo reyes no nos traigan unos kilos de más.

Estamos inmersos en ese período en el que todo son festejos, cenas de amigos, comidas de empresas, sobremesas familiares etc. En estas ocasiones las mesas se colman de viandas y manjares donde suelen abundar los azúcares refinados y los tan temidos “carbohidratos malos”. En este artículo vamos a pautar que hacer para poder disfrutar de estos “días trampa”, que confío sean comidas trampa concretas y no días completos donde demos rienda suelta al paladar, sin que el 7 de enero la báscula nos golpeé con la cruda de realidad de haber ganado ese par de kilos que todos los años nos traen los reyes como regalo no deseado.

Días trampa.

Hay quien aboga por ellos como un mandamiento a cumplir para poder llevar la dieta de manera más distendida y dar una válvula de escape psicológico y quien escucha hablar de ellos y les falta gritar a voz rasgada “VADE RETRO SATANAS“, personalmente no creo en lo uno ni en lo otro, en el término medio suele estar el equilibrio. Está bien que alguna vez nos permitamos algún capricho, deleitándonos con alguna comida que nos satisfaga en sobremanera o nos haga salivar con solo pensar en ella.

¿cuántas comidas trampa?
En cierta medida la cantidad de comidas trampa o cheat meal está ligada al estado actual que presente el individuo y el objetivo concreto en el que esté inmerso, me explico, no es lo mismo ser un hectomorfo en busca de ganar volumen, que presentar un porcentaje de grasa elevado y querer reducir el mismo siendo endomorfo. Cada uno tendrá que tener en cuenta de donde parte y a donde quiere llegar.
El primero se podrá permitir en mayor medida el lujo de incluir algunas de estas comidas, puesto que probablemente su resistencia a la insulina esté bajo control y tenga menos posibilidades de aumentar su porcentaje graso, esto también ocurre por norma general con los individuos musculados.
El segundo habrá que andarse con más ojo, pues probablemente y por el contrario, su sistema hormonal no esté con la “ITV” totalmente en regla y termine por pasar de un intento de comida trampa a un día completo o incluso a un periodo de tiempo mayor, con el consiguiente arrepentimiento posterior y consecuente elevación del cortisol, hormona que precisamente no es nuestro mejor aliado para perder grasa.

¿Como organizar el día del evento?

Estos días en concreto no recomiendo andar sin comer nada durante todo el día para compensar las calorías, si hacemos esto, la probabilidad de que lleguemos a la mesa y no dejemos títere con cabeza es realmente grande.
En la primera comida del día, lo ideal sería introducir un contenido proteico elevado y grasas, dejando los carbohidratos un poco al margen ya que después en la comida de marras haremos buen acopio de ellos, por ejemplo unos huevos revueltos con jamón o una tortilla con unos frutos secos podría ser una buena opción.
Planifica un entrenamiento, a poder ser en las horas previas a la reunión, así depletarás los depósitos de glucógeno potenciando la recarga de los mismos con la composición de hidratos de la cheat meal. Un entrenamiento de fuerza o un circuito de activación metabólica que incluya un HIIT o un Tábata (o ambos para los más valientes) pueden ser un arma extremadamente poderosa para este fin.
Sobra decir que intentes ser selectivo con los alimentos, empieza por los más ricos en proteínas para saciarte antes, intenta beber agua en abundancia (durante todo el día), en caso de ingerir alcohol elige el vino como mejor opción (ojo con beberse una botella “que nos conocemos”), a la hora del postre procura no comerlo entero, disfruta los primeros bocados paladeándolo con tranquilidad y no te veas obligado a dejar el plato como recién sacado del lavavajillas. Toma un café para terminar, esto activará el metabolismo al tiempo que ayudará a tu intestino a cumplir su “función de empuje y arrastre”.

Al día siguiente:

Una buena estrategia a seguir podría ser hacer ayuno durante las primeras horas del día, en el momento de comer elige alimentos de alto contenido proteico y acompáñalos de vegetales. Al día siguiente comienza con tu ritmo de dieta habitual.

Como conclusión final decir que un resbalón de este tipo no va a hacerte caer en el pozo de la obesidad ni va a trastocar tus miras y objetivos simplemente, siendo cuidadoso el resto del tiempo, teniendo ojo con los excesos en estos días y tratando de llevar el resto del año un plan adecuado para nuestro objetivo, podemos disfrutar de las navidades que en mi opinión, estas fechas son para eso.

Have your say